Y en marzo, en busca de fantasmas con Dickens

 

Charles Dickens, 1812-1870

“El que nunca ha visto la penumbra nunca ha visto el sol” – G. K. Chesterton

¿Qué son los fantasmas para Dickens? ¿Seres imaginados? ¿Habitantes de los sueños? ¿Obsesiones? ¿Heridas del pasado? ¿Premoniciones? ¿Por qué aparecen? ¿Son malignos o benévolos? ¿Deberíamos temer su visión? ¿Qué mensaje traen para quien los ve?

El libro elegido para el mes de marzo es uno de fantasmas: ‘Para leer al anochecer’, de Charles Dickens, una recopilación de cuentos publicados por la editorial Impedimenta. El título del volumen, que es también el del primer cuento, no es caprichoso, pues es verdad que si los leemos a plena luz del día nos parecerá que ha caído la noche de repente, en cuanto nos adentremos en los lúgubres pasillos de sus casas encantadas, en sus sombríos jardines o en las habitaciones cuyas puertas siempre esconden algún antiguo secreto. Como escribió Chesterton, es característico de Dickens el que las atmósferas sean más importante que las historias. Y en estas, la atmósfera que envuelve con sigilo a sus confiados personajes es la de la niebla, la oscuridad y las sombras.

A Francesca le ha extrañado la elección de este libro porque, según dice, nada sé yo de fantasmas: “¡Tú hablando de fantasmas!… ¡tú que no sales de la acera soleada ni para tomarte un café!… menudo…” Aunque ella tenga razón, tampoco sería una mala forma de acercarnos a ese ‘otro lado’. ¿Quiere decir Francesca que los fantasmas nos acompañan como nuestra sombra? ¿Y que verlos está al alcance de cualquiera? Entre los personajes que pueblan estas historias, algunos están acostumbrados a convivir con fantasmas, pero otros no han visto nunca uno. Y lo más curioso: un fantasma explica con toda naturalidad que el encuentro entre ellos y nosotros responde siempre a un misterioso designio: 

“La puerta se abrió y un anciano apareció en el umbral.

-¿Tuve el placer, o eso creo, de encontrarme ayer con usted?- le preguntó Goodchild.

-No podría asegurarlo –fue la desconcertante respuesta del anciano.

-Pero me parece que usted sí me vio, ¿no es así?

-¿Verle?- dijo el viejo-. Oh, sí, por supuesto que le vi. Pero todos los días veo a muchos otros que no me ven a mí”.

  (F. C. / 2012)

Aquí os dejo algunos enlaces para que la niebla de Dickens y sus fantasmas nos vayan envolviendo poco a poco mientras llega marzo:

Charles Dickens at 200

Charles Dickens and the Supernatural

Celebrating the 200th birthdayof Charles Dickens

Seres que encarnan historias morales y de redención

Escritura de ultratumba

Fuerzas ocultas

 

 


5 comments

  1. Karmele Aguayo

    Me encanta!!!

  2.  
    Yo ya lo estoy leyendo y os puedo adelantar que es maravilloso 🙂
    (aunque nunca hubiese imaginado que Enrique iba a elegir este libro… está claro que los socios de la Literaria somos imprevisibles)

  3. Francisca

    Enrique, ¿cuál es el primer cuento que vamos a leer?. Es para ir organizándome la lectura.

  4. Enrique Arroyas

    Empezamos por el primer cuento. Para leer al anochecer. Es el más extraño.

  5. idoiallano

    Hola:-) qué buena elección…no sabía que Dickens tenía este sesgo romántico… voy a ver si empiezo que  estoy ahora con el último de Markaris.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: