La sociedad retratada

Me gustaría con este post que entrásemos a debatir sobre la sociedad española actual que Silva intenta retratar en "El alquimista impaciente". Lo hago transcribiendo este acertado comentario de, una vez más, Eduardo Larequi:

"A través de los ojos de Bevilacqua y de los vericuetos de la investigación criminal que protagoniza, el lector no sólo descubre la identidad de los criminales —condición sine qua non de toda novela del género—, sino que también tiene la oportunidad de entrar en los infiernos de la droga y la prostitución, asistir a sucios manejos empresariales y conocer las estrategias de los grupos de presión económicos y mediáticos. Con todo ello Lorenzo Silva dibuja un certero y ácido retrato de nuestra sociedad actual, dominada por el culto al dinero y al poder que éste proporciona. No es, en cualquier caso, un retrato tan amargo como pudiera parecer, ya que frente a la corrupción, la ambición desmedida, los vicios inconfesables o el señoritismo más repulsivo se alza la perspectiva del propio autor, quien no ha dudado en convertir a algunos personajes —no sólo Bevilacqua y Chamorro, sino otros inolvidables secundarios, como el joven y desbordado juez que instruye el caso, el eficaz comandante Pereira y los demás agentes de la Guardia Civil que aparecen a lo largo de la trama— en verdaderos adalides de la honestidad, la dignidad profesional y hasta el civismo. Quizás sea este el aspecto donde los militares de Lorenzo Silva resultan más prototípicos y tal vez increíbles o incluso incómodos para ciertos lectores. No obstante, no deja de ser refrescante la mirada que nos propone el autor madrileño, una mirada esperanzada y positiva, capaz de afirmar, entre tanta imagen de individualismo nihilista como pulula por la novela española contemporánea, la importancia de ciertas virtudes —el sentido del deber, el valor del trabajo bien hecho, la capacidad de afecto y compasión por las víctimas— encarnadas por hombres y mujeres entregados al servicio de sus conciudadanos". (Eduardo Larequi)

¿Estáis de acuerdo?

Un cordial saludo,

Rubén

5 comments

  1. Francisca

    Aunque la novela ya tiene sus años, lo cierto es que los temas son pura actualidad: centrales nuecleares -sí/no, seguridad, etc.-, corrupción, mafias inmobiliarias… y en medio encontramos a nuestra pareja, Chamorro y Bevilacqua, que representan como se dice en el post la honestidad y la dignidad profesional.
    Me gustan las reflexiones de Bevilacqua, ponerse a favor del muerto y por qué, su empatía a la hora de dar malas noticias a los familiares evitando comentarios o detalles que solo les hagan sufrir, y muchas frases que dice a lo largo de la novela.

  2. Karmele Aguayo

    Umm, la sociedad retratada sí, nada más real que la corrupción en estos tiempos, quizá por eso lo más fantasioso del libro sea la resolución, porque la verdad pocas veces termina saliendo a la luz…
    Como ya dije me gusto el planteamiento del libro, y la forma de mantener la trama, pero el final me ha parecido un pelín forzado, se me han quedado algunos flecos sueltos. Me parece un poco forzado el papel del ruso(?), Vassily, es su declaración lo que resuelve el caso, y no la investigación ni la deducción.
    Lo del regalo debajo del asiento he de reconocer que me gustó y me sorprendió. Y también la escena de Patricia y la piscina, es como una escena de peli antigua, no?

  3. Francisca

    Karmele, yo no creo que el ruso resuelva el caso. Se supone que Irina y vassily eran más que amigos, como novios, y es normal que lo interroguen. En el primer encuentro no sacan nada claro, y es después cuando revisan todos los recortes de prensa que antes no les había llevado a nada cuando Bevilacque  une los nombres de León  Zaldíbar y su séquito con el caso. Entonces le envían las fotos de León y Rodrigo Egea al ruso y él les confirma que son ellos los que habían contradado a Irina la última vez.  Que Trinidad tampoco fuera tan santo es una sorpresa para el lector. Bueno, a ver qué piensa Ruben:-)

  4. rubenlamas

    Bueno, yo no veo nada forzado en la resolución del caso. Ya he comentado alguna vez, hablando con otros lectores del mismo tema, que las resoluciones en los casos de Vila y Chamorro suelen ser lo que menos nos importa del libro. Es la prosa de Vila lo más atrayente, su peculiar manera de describir los acontecimientos.
    En cualquier caso, y para el asunto que tenemos entre manos, creo que se puede ajustar bastante bien a lo que es una investigación criminal: las resoluciones vienen por datos que aportan los testigos y/o implicados (muchas veces de casualidad) y estos son una parte más en la investigación. En este caso, Chamorro deduce que alguien debió de ir a Málaga en busca de Irina y a Vila se le ocurre entonces enviar las fotos de los sospechosos a Vassily para ver si reconoce a alguno. De ahí sale Egea. Vale, no es espectacular, pero probablemente se ajuste bastante a lo que es una investigación real. Resulta además curioso eso de que el asesino muriera antes que el asesinado.
    Al respecto de lo que puede ser una investigación policial estándar, os remito a la última de las novelas de la saga publicada hasta el momento "La estrategia del agua". No adelanto más por si a alguien le interesase leerla.
    Un saludo,
    Rubén

  5. Yo pienso que la sociedad influye en el comportamiento de un individuo , la mayoria siempre influirá sobre uno que piense distinto y si este piensa distinto es posible que la sociedad lo rechace

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: