Un diario guardado debajo de un montón de combinaciones de nailon

“Es una estupenda libreta, gruesa, de ciento treinta y dos páginas. Al deslizarse por la primera página, tan nueva y tan blanca, mi mano deja unas marcas de humedad… Compré la libreta ayer, en la tienda de todo a cinco centavos” .

Tina Balser, la protagonista de nuestra novela, aprovechando que va con sus hijas a la papelería, se compra unos cuadernos para iniciar su diario. Me gusta ese momento en el que los compra y piensa sobre qué escribir, toda esa emoción que pone en ese nuevo proyecto vital  que, casualmente,  coincide con la vuelta a la rutina, cuando acaban las vacaciones y nos planteamos nuevos retos personales, no sé si porque no nos acaba de gustar del todo lo que hacemos o porque queremos crecer, evolucionar, y para eso es imprescindible emprender nuevas metas o proyectar nuevos retos, algunos de los cuales se cumplirán, y otros, inevitablemente, quedarán guardados en el cajón de lo que no pudo ser!. Otro detalle que me resulta curioso es cuando piensa qué nombre darle a sus cuadernos: ¿diario, memorias, informe? (pág.9)

El caso, es que Tina, casada y con dos hijas y con más de 30 años ya cumplidos, inicia su diario un 22 de septiembre, y, para colmo, la vemos buscando un lugar seguro donde esconder sus escritos, como esas muchachitas adolescentes que tienen su diario para contar sus secretos más íntimos y lo guardan bajo llave para evitar la lectura indiscreta de sus madres. Puede resultar curioso que a esta edad de la protagonista se empiece un diario, pero, curiosamente, hoy en día es casi más normal que antes escribir sobre nuestros gustos, nuestros miedos, nuestras preocupaciones… sí, habéis adivinado, estoy refiriéndome a los blogs.

Hay una gran diferencia entre los diarios íntimos y secretos de antes y los blogs de ahora, que se escriben casi para lo contrario, para divulgar y exteriorizar nuestras aficiones, nuestros pensamientos, nuestras opiniones… Así que podríamos estar hablando del poder terapéutico de la escritura, y os pregunto, pensáis que un diario, un blog ayuda  a liberar los sentimientos, a aliviar nuestras preocupaciones…¿?.

Si antes hablaba del poder terapéutico de la escritura, a lo largo de la novela se habla mucho de la elección de la lectura en función del estado ánimo. “También me di cuenta ayer por la noche de que mi mesita de noche es un reflejo nítido de mi estado de ánimo… amontonados alrededor de la lámpara,  tengo: las obras completas de Chéjov…” (pág. 59). Por cierto os gusta ¿el recurso de un diario como forma de plantear una novela?

Ah, y os confieso que en muchos párrafos del diario me siento identificada!!,  y ahora, cómo no seguimos con el debate.

 

9 comments

  1. Chusigoza

    La novela está entre “Mad men” y “Mujeres desesperadas”. Le falta el toque almodovariano de “Mujeres al borde un ataque de nervios”, aunque ni falta que le hace, porque distorsionaría la visión de la realidad de Tina Balser.
    Hay que reconocer que Jonatan, su marido, es bastante dominante y un punto (o dos) arribista, buscando relaciones en un mundo que no parece aceptarlo con demasiado agrado, al que arrastra a su mujer, mucho más aguda en la percepción de esa realidad.
    Cuanto más me gusta Tina, más me repele él…
    La novela diario también podría encajar en el perfil de “Una mujer difícil” de John Irving. Una mujer que no está a gusto en la piel que le han obligado a ponerse para ocultar la suya. De ahí que el diario sea una buena opción literaria para conocer al personaje, aunque nos deje huecos sin cubrir de la perspectiva que los demás tienen de ella y sólo por sus palabras sepamos la percepción que ella tiene de su propia imagen en el espejo de los otros.
    ¡Uy, qué cosa más rara me ha salido!

  2. Francisca

    Chus, me parece muy acertada tu opinión sobre el diario como recurso literario. Es cierto que nos falta la visi6n de los otros personajes sobre el/la protagonista. Pero está bien para elaborar y organizar el discurso narrativo de la historia, o sea, de lo que qieren contarnos.

  3. Chusigoza

    Voy por la página 160 y empiezo a pensar que esta historia no va a acabar bien… para Jonathan. Para Tina, cualquier final puede ser mejor que su principio.

  4. No sé si es muy justo que yo comente, porque ya la he leído y además, tras ella, he sucumbido a Lehane y su extraordinaria “Cualquier otro día” y claro, ahora la de Kaufman me parece una obra peor de lo que me lo pareció al acabarla. No es una gran novela y además, el recurso del diario, la escritura en primera persona es sumamente difícil. No deja que el lector se ponga en su lugar, te convierte automáticamente en observador, cuando lo que haces en general es meterte en la piel de alguno de los protagonistas (por muy distintos a ti que sean) y “vivir” la novela con sus ojos. Pero un diario te expulsa, te obliga a quedarte fuera. Nunca me vi como Tina a pesar de que soy pelín irónica como ella y me gusta el tono de su diario. Pero si no empatizas con los personajes eres más dura a la hora de juzgarlos ¿verdad?

    Jonathan… ¡ay, Jonathan!… ha crecido mal en esa pareja, pero ha crecido solo… ella tampoco estaba ahí. TIna escribe desde la comodidad y desde la superioridad intelectual (es más lista que él, eso seguro) que le permite detectar lo que él no ve… y ella no el dice… hmmm… mala pareja, pareja mala…

    Sigamos… por cierto… ¿algún señor en la sala? 😉

    • Francisca

      Francesca, es cierto que el diario solo te da una perspectiva del personaje, por eso coincido con el comentario que hacía Chus de que se pierden matices del personaje, la opinión de los otros, pero en cuanto a la identificación, yo creo que te puedes identificar perfectamented. De hecho, yo, y sin ser por supuesto rica como Tina, me identifico en muchos capítulos con ella. Ese estrés diario de llevar la casa, esa lista interminable de tareas pendientes que nunca se terminan, cuando las niñas enferman…
      Ahora también es cierto que el diario como género es difícil, por eso comentaba yo en el post, que la misma Tina pensaba cómo llamar a este diario: informe, memorias…, porque a veces es un informe total de situaciones, en este caso domésticas!

      • ¡Cierto! Lo de las listas lo suscribo. Yo hace tiempo que me estoy quitando… soy mucho de listas… y de fichas. Bueno era. Ahora menos… poco a poco 😛

      • Chusigoza

        Yo, en cambio, procrastino cada vez más. Empiezo a pensar que la ofuscación de mi sensorio es crónica.

  5. mari santa cruz

    yo quiero saber es como puedo ocultar un diario de mis amigos,papa's o hermanos porfa contestenme es mi valiosoparami poder saber esa informacion.Es que mis papa's me an cachado con el diario y me da verguensa cuando lo lee por eso busco esa informacion ayudenme plis

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: