“Diario de un ama de casa desquiciada” ¿realidad o ficción?

Una vez pasado el verano y dando por supuesto que, finalizadas las vacaciones, la mayoría ya estamos inmersos en nuestros diversos quehaceres cotidianos, parece que también es el momento apropiado para iniciar las tertulias de la Sociedad Literaria. A lo largo de esta nueva “etapa lectora” tendremos la oportunidad de volver a compartir las lecturas propuestas por las personas que se animan a dinamizar cada tertulia mensual.  Unos títulos nos gustarán más que otros, pero lo cierto es que ninguno nos dejará indiferentes y seguro que tan interesantes y, a veces, incluso más que las propias obras literarias nos resultarán los post que se escriben para dinamizar estas tertulias virtuales.
Así que bienvenid@s a esta nueva temporada de la Sociedad Literaria que ojalá sea tan exitosa como algunas de esas series que provocan apasionados  comentarios  de sus seguidor@s en las redes sociales. Bueno, ya se que con la lectura es diferente, pero por soñar… sonrojado” />
La novela propuesta para el mes de octubre es “”Diario de un ama de casa desquiciada”, una sugerencia de Karmele, que había hecho incluso su propia reseña a este libro de Sue Kaufman, y que nos sirve como punto de partida para comenzar esta tertulia.
Personalmente creo que es un título perfecto, una inmersión literaria en ese paso obligatorio que llamamos “la vuelta al cole” y en la que cada persona se ve obligada a cambiar los ritmos del letargo vacacional para comenzar esa carrera diaria contrarreloj para comprar y forrar los libros  del cole, elaborar los menús de la semana, organizar las extraescolares de los hij@s, compaginar horarios… ¡ah!, y todo esto sin olvidarnos de los nuevos deseos que añadimos cada septiembre, como ir al gimnasio, adelgazar, dejar de fumar o, en mi caso, conseguir que las plantas de la terraza no se mueran al día siguiente de plantarlas!!.:)
feliz
Hombres y mujeres inmersos en un mundo que va quizá demasiado de prisa, relaciones familiares complicadas, algún que otro desequilibrio emocional,  rutinas domésticas no compartidas…. ¿hablamos del libro de Sue Kaufman o de la realidad¿?. Bueno, ya veremos…:)
feliz
Estoy segura de que esta novela nos proporcionará largas y divertidas tertulias, gracias al humor y  apasionados comentarios de la Literaria.
Por cierto ¿tenéis ya el libro?; pues ahora un té o un café, y unas horas para la lectura creativa, colaborativa y sosegada en la Sociedad Literaria.

23 comments

  1. Ayer empecé el libro tras el desayuno, por aquello de entrar en materia y seguir esta semana, que una va fatal de tiempo lector últimamente… pero quedáis avisados: engancha cosa mala… lo leí del tirón con pequeñas pausas cortas para remover el marmitako y una un poco más larga para comérmelo… no podía parar.
    Me reí mucho, es un tipo de humor con el que me identifico. La protagonista realiza un análisis irónico y resignado de la realidad en la que vive sumergida y de la que saca la cabeza a veces para poder respirar… escribir la salva a ella y leerla nos permite a nosotros entender algunas cosas.
    Tengo ganas de empezar el debate, así que ya estáis tardando en leer el libro… nodigomás…

  2. Karmele Aguayo

    Yo empiezo hoy la relectura, y lo voy a hacer con esta canción: Petula Clark, Downtoown 1965

  3. Francisca

    Me pareció muy buena la definición -en 14o caracteres!!!- de Francesca en respuesta a Chus en twitter. Transcribo literalmente:
    @FrancescaBcn Reflexiones con humor sobre cosas más bien tristes 🙂 RT @fvernalte: @chusigoza te va a gustar tinyurl.com/67tstnd #sociedadliteraria

  4. Chusigoza

    Es grande como describe la compra de los cuadernos para comenzar su ¿autoanálisis? De pronto, descubre que ‘eso es lo que necesita’. Decís bien, atrapa desde el principio

  5. Francisca

    Chus, me alegra que te esté gustando. Mi próximo post irá sobre el diario!!

  6. Karmele Aguayo

    Había pensado releer el libro siguiendo el ritmo en el que avanza, puesto que empieza un 22 de septiembre. Pero he tenido que acelerar para no acabar en enero…

    Estoy de acuerdo en que ese tono de tragicomedia con el que empieza te engancha al libro sin remedio. El párrafo en el que se lamenta por Jonathan, porque es incapaz de reconocer lo que realmente le pasa, seguido de la lista de sus miedos, me parece genial, no se puede transmitir mejor la angustia de esta mujer. No me resisto a transcribirlo otra vez:

    Pobre Jonathan.
    Piensa que estoy susceptible y despistada. Nerviosa e irritable. Lo que realmente pasa es que estoy paralizada, y lo he estado todo el verano. Lo que pasa es que estoy paranoica. Lo que pasa es que a veces me siento tan deprimida que ni siquiera puedo hablar, tan desesperada que me encierro en el lavabo y abro todos los grifos para que no se me oiga llorar. En cambio, otras veces estoy con los nervios tan de punta que no puedo quedarme quieta en ningún sitio y todo se agita a mi alrededor, y al final no tengo más remedio que tomarme una pastilla o un trago de vodka a escondidas…, lo que tenga más a mano. Lo que pasa es que de repente siento miedo de casi todo lo imaginable. Haré una lista. Tengo miedo de: […]

  7. Francisca

    Es cierto, Karmele, ese párrafo es genial. Yo me sentí muy identificada con esas listas interminables de cosas domésticas por hacer: coser botones caídos de alguna camisa, un bajo descosido, limpiar cristales… Lo cierto es que una casa, como dicen las madres, es un pozo sin fondo, nunca acabas!!! A veces hay que elegir: leer, descansar, pasear o limpiar¿????

  8. Chusigoza

    ¡Pobre Bettina! Vive a escondidas hasta del servicio. Se oculta en su dormitorio para escribir en su diario, para ser ella misma.
    Toda su vida ha estado marcada por una madre bastante despreciable y un padre amante pero que la considera incapaz de dirigir su propia vida, un marido ‘macho dominante’ que la han conducido a un destino de ‘mujer de su casa’.
    De momento, sigo leyendo muy a gusto. Un placer compartir lectura con vosotr@s

    • Karmele Aguayo

      Yo comienzo a odiar a Jonathan, sus manías y sus camisas… pero no crees que nos está llevando a su terreno? si todo el mundo tiene la culpa de que ‘Teen’ esté en esta situación ahogante, no queda culpa para ella.
      Si no recuerdo mal, ella es la primera que pensaba que así es como debían ser las cosas…

      • Sí, Karmele, ¡ahí le has dado de lleno!… ella juega a lo mismo… Cenicienta y el Príncipe desde el primer momento… El cuento es bonito, pero claro está nada es gratis, el cumple su parte del trato y ella no quiere renegociar el convenio, por si acaso le toca cambiar algún punto que le interesa. En ningún momento le dice aquello tan bonito de “cariño, tenemos que hablar”… ¿o me lo he saltado yo?

        Me reí mucho con este libro. Pero debajo de esa ironía de la protagonista hay mucha frustración… yo creo que es a ella misma a quien se recrimina haber dejado que las cosas llegasen hasta ahí.

        Y claro está, del amor ya ni hablamos…

    • Francisca

      Lo mismo para nosotras, Chus. Y sobre lo que dice Karmele que empieza a odiar a Jonathan, a mí me llama mucho la atención el tema de los baules, que le molesten tanto pero que no mueva ni un dedo para quitarlos. Parece que tienen muy claro lo cada uno debe hacer, que parece ser el hombre trabajar y la mujer la casa. Ya veremos….

      • Chusigoza

        Ese hombre es un atontao egoísta, como la mayoría de varones de esa época (a veces creo que también de esta). Parece, además, que solo ella se da cuenta de su escaso éxito social. ¡Qué listas somos las mujeres a veces! Y digo a veces porque a la hora de escoger pareja, no siempre atinamos, me temo

      • Sí, Chus, independientemente de mi actitud crítica para con ella… ¡él es idiota! 🙂

      • Francisca

        jajajajaja, dí que sí Francesca, tú no te andes con rodeos:-)). Estoy preparando el post para la semana que viene…

      • rosa

        yo voy por la página 123. Algunos capítulos me han hecho sonreir, pero a mi me parece que aparte de que el marido es un engreido de cuidado, ella es bastante inútil. No comprendo como necesita una lavandera para poner una lavadora o una secadora. A mi mas bien me da lástima, no es nada feliz i no tiene amigas de verdad con quien cambiar impresiones

      • Chusigoza

        Yo tampoco acabo de entender porque necesita tanta ayuda en casa. Lavandera, limpiacristales, mucama… Ni el marido ni las niñas comen en casa, la compra la hace por teléfono. Parece que ella ‘remata la cena’, pasea al perro y poco más. Creo que tan escasa actividad la atonta

  9. Naiara

    Atontado egoísta, idiota… me uno a despellejar y a odiar a Jonathan!!!
    Pero de acuerdo con karmele y Francisca respecto a Bettina, alguna lindeza le soltaría yo!!! Pero de momento me las guardo, todavía voy por la página 77.
    Todo es cuestión de cambiar de actitud y quizá el diario sea el comienzo… de algo grande, del giro que espero. Me voy a seguir leyendo.
    Os vigilo…

  10. Francisca

    Parece que todas nuestras iras van contra el marido, incluso las de Naiara y Rosa -que por cierto, bienvenidas a la tertulia!, realmente es tan engreído y marimandón que se hace antipático, pero ya hablaremos de Tina en su momento, seguro que tenemos muchas cosas que decir sobre ella!!

  11. cgalarreta

    Sin que tenga nada que ver la protagonista me recuerda un poco a “la Colometa” de la plaza del diamante con ese marido tan egoista,engreído e insoportable…..Pero es que ella ,no se como deja que las cosas llegen hasta ahí.A veces resulta un poco exagerado ,pero otras veces te sientes un pelín identificada,porque yo creo que las ” chicas” que tenemos una edad cargamos demasidas cosas en nuestra espalda…..

    • Francisca

      Ya hablaremos luego de los personajes, porque Jonathan tiene lo suyo, pero Tina, a parte de tener mil y una razón para estar desquiciada, a qué espera, solo quejarse no vale, así que resolverá? espera otro príncipe azul?…

      • Chusigoza

        Por lo que llevo leído -voy por la página 182- creo que sí. Y eso que empieza a darle alguna aguda respuesta a Jonathan que da muestras de que todavía queda alguna neurona activa en su cabecita de ama de casa ‘reinadelhogar’ de los 60.

  12. rosa

    ya he terminado el libro. En general he encontrado muy exageradas las situaciones de los protagonistas. Realmente se hace firme el dicho de que el dinero y el poder no dan la felicidad. Me alegro de que al final los dos sienten nuevas bases para afrontar su futuro.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: