Un hombre de honor

Marlowe

“Necesitaba un trago, necesitaba un buen seguro de vida, necesitaba unas vacaciones, necesitaba una casita en el campo. Lo que tenía era un abrigo, un sombrero y una pistola. Me los puse y salí de la habitación”

Música: Star Dust, John Coltrane Quintet

Leer a Chandler es fácil, porque logra captar nuestra atención, hasta el punto de hacernos olvidar que somos lectores, es decir, espectadores no participantes en el relato… ‘Adiós muñeca’ es una novela para ser vivida, como solo las grandes novelas lo son. Marlowe nos explica a lo largo del relato lo que los personajes hacen y dónde lo hacen, lo que dicen y cómo lo dicen, pero, sobre todo, nos sumerge en su realidad, nos envuelve en un ambiente del que únicamente nos transmite detalles sueltos, que parecen sin importancia, pero que son los que al final determinan que un lugar sea como es y no de otra manera. Chandler evita el aburrimiento que tantas veces provocan las descripciones excesivas, pero dibuja para nosotros lo realmente importante. De esa forma, consigue algo característico del género policiaco: mantiene un ritmo ágil durante toda la novela. Pero no lo hace a fuerza de intriga criminal, como la mayoría de los escritores de novela negra, sino a fuerza de silencios.

Aunque narra en primera persona, el estilo de Chandler no es introspectivo. Marlowe no hace juicios de valor, ni nos cuenta lo que piensa. Ni siquiera comparte con nosotros, el muy tramposo, lo que sospecha… y son esas cosas que oculta las que más nos atraen y nos obligan a seguir leyendo. Chandler convirtió a Marlowe en un hombre atractivo, que nos arrastra tras de sí, pero con el que no nos podemos identificar. Su detective no es cualquier detective y uno no desea su vida, desea verle vivir su vida, que es diferente. Le seguimos, pero en ningún momento sentimos que le estamos acompañando. Philip Marlowe es ante todo, un personaje solitario: trabaja solo, vive solo y juega solo al ajedrez. No hay amigos con los que compartir las peripecias ni amor que sirva de descanso al guerrero… A este respecto, Chandler dijo algo interesante: “Un personaje en primera persona tiene la desventaja de que debe ser mejor persona para el lector que para sí mismo”.

Lo suficientemente corpulento como para confiar en saber cuidar de sí mismo y lo bastante educado como para que las mujeres con las que se relaciona, no teman ser vistas tomándose una copa con un patán, Philip Marlowe se pasea por las novelas como un atento espectador de la sociedad que le rodea y es capaz de entender que las personas pueden matar por motivos muy simples y que en el mundo corrupto en el que se mueve, las víctimas pueden no ser mucho mejores que sus verdugos. Eso en el caso de que logre averiguar quién es el asesino y cuáles son sus motivaciones. En las novelas de Chandler al final siempre da la impresión de que el culpable esconde otra gran historia que queda por contar. Además, en ‘Adiós muñeca’ encontramos a un Marlowe más joven, más en forma, pero también más patoso y chulesco; lo que da un encanto especial a sus errores y nos obliga a enternecernos ante sus fracasos.

Así lo veía Chandler:

“En todo lo que se puede llamar arte hay algo de redentor. Puede que sea tragedia pura, si se trata de una tragedia elevada, y puede que sea piedad e ironía, y puede ser la ronca carcajada de un hombre fuerte. Por estas calles mezquinas ha de pasar un hombre, que no es mezquino, ni está corroído ni tiene miedo. Él es el héroe, es todo. Tiene que ser un hombre completo y un hombre común, sin embargo poco usual. Tiene que ser, para utilizar una frase ya vieja, un hombre de honor; por instinto, pero inevitablemente sin pensar en ello, y por supuesto sin decirlo […] Si es un hombre de honor en un aspecto, lo es en todos. Es un hombre relativamente pobre, si no, no sería detective. Es un hombre común, si no, no podría andar entre la gente común; tiene carácter, si no, no conocería su trabajo. No tomará el dinero de nadie de forma deshonesta, ni la insolencia de nadie, sin una venganza merecida y desapasionada”.

Francesca y Enrique

Ilustración: Ana Juan

15 comments

  1. Karmele Aguayo

    Bien, pues nuestra Emma de Jane Austen, es decir, Francesca metida a casamentera, y prendada de Marlowe, quiere nos caigamos, rendidas todas, a los pies del detective sin miedo.

    Será que estoy mayor y ya no me emocionan los malotes, demasiado arquetipo como para sentirlo real, ¿o será porque no puedo evitar ponerle la cara de Robert Mitchum?

    Una cosa es cierta, Chandler consigue sin duda que nos sintamos la sombra de Marlowe. Me siento pegada a él, incluso en cada golpe que recibe.

    Y otra cosa también es cierta, me sería más fácil enamorarme de alguien como Sherlock Holmes… No, no! tampoco! demasiado arrogante, además dicen que…

    • ¡Qué calada me tienes Karmele!… ¡me encanta Emma!… sí, sí, yo hubiese sido una buena Emma, “colocando” a todo el mundo y sin enterarme de mi propia película…

      Mira, vale, no te gusta Marlowe (a mí sí), pero Sherlock Holmes… jamás se me hubiese pasado por la cabeza mirarlo, ¡ni que lo mirases tú! Un pedante de no te menees, con el otro diciéndole todo el rato a todo que sí… Me gustó en la peli, porque a mí Robert Downey Jr. me parece de lo mejor, pero vaya, que es lo menos parecido al Holmes de los libros que he visto nunca.

      Si lo quieres, pa ti pa siempre, pero yo me quedo con Philip (¿qué tiene de malo Mitchum? ¡me gusta Mitchum!)… además, me da a mi que yo a Holmes tampoco le iba a gustar… 😉

      • Karmele Aguayo

        Uy!, lo último en Sherlocks es esta miniserie inglesa: http://www.filmaffinity.com/es/film560395.html

        Un lord victoriano, perfectamente traido al Londres del siglo XXI, tres capítulos que te dejan con las ganas.

        Holmes y Marlowe son perfectos opuestos, sin embargo, los reconocemos perfectamente, me parecen personajes increíblemente bien elaborados. La novela negra nórdica también ha conseguido uno, ¿quién no conoce a Lisbeth Salander?

        La verdad es que lo de Holmes era para recordar un poco la escuela inglesa, no puedo olvidar que Agatha Christie fue quién me enganchó a la lectura, en unas vacaciones del colegio me leí su colección entera.

      • Bueno, bueno, Karmele… De acuerdo en lo de que Holmes y Marlowe son personajes bien elaborados. A Salander la cocieron en olla rápida… había ingredientes diferentes, frescos, de calidad… pero al autor le faltó paciencia. Tal vez si hubiese visto publicado el primer libro, hubiese aplacado su urgencia de escribir atropelladamente. Yo vi mucho potencial en esa mezcla de periodista y hacker, con una buena tensión emocional (la sexual la resuelven de pena)… y posiblemente con el doble de tiempo y la mitad de páginas se hubiese convertido en el clásico que, a pesar de las ventas millonarias, no creo que sea.

        Devoré los libros de Agatha (editorial Molino, todavía los tengo) y me cae bien, porque era una tramposa como yo, pero creo que ella misma hubiese dado un paso atrás y nos hubiese dicho que no, que ella escribía otra cosa, que esa liga no juega. Agatha Christie era mejor persona que escritora y ella lo sabía… eso es lo que la hace más grande 🙂

      • Karmele Aguayo

        Cierto lo de Salander, pero premonitorio, si no lo llega a hacer así…

        Y cierto lo de Agatha Christie, por eso no la había nombrado antes…

  2. Francisca

    bueno, sobre hombres, además de que sea más o menos guapo, está la atracción y más aún la pasión! Así que es normal -que en una lectura más- sigáis sin ‘enamoraros’ del mismo protagonista, qu pensàndolo bien es mejor, o no?. A ver si avanzo y es cuento quién me mola a mí…

  3. Enrique Arroyas

    Marlowe no es un malote, Karmele. Quiere ser un tipo duro, pero es un sentimental. Es un hombre de honor, con un insobornable sentido de la decencia. Y aunque viva en un mundo de sombras, sabe que su propia dignidad depende del esfuerzo que haga por discernir entre el Bien y el Mal. (Algo que a esa tal Salander le trae sin cuidado. Francesca, a lo de hacker debías haber añadido justiciera asesina, ladrona y defraudadora). Yo también creo que Mitchum es un buen Marlowe. Las mujeres de sus novelas caen rendidas ante su hombría, pero solo se enamorará de él quien perciba su vulnerabilidad detrás de ese rostro de piedra.

    • 😆 😆 😆 … ¡os lo dije! ¡A Enrique no le gusta la novela negra!… él Chandler y punto. Le nombras a Hammett y pone cara rara… solo con leer el nombre de Salander deben haberle dado calambres, como si lo viese…

      A ver, que Marlowe a mí me gusta, ya lo he confesado, pero “vulnerable”… mmm… en fin… y ¿¿¿sentimental???… pero si… ¿habéis llegado ya a la página en la que conoce a la chica lista? ¿y en la que conoce al “sueño”?… ¿y cuál le gusta?… ¡pues la que a todos!… va, echadle imaginación, a ver si acertáis… anda que… 😉

      • Francisca

        Hola, Francesca, ya te he hecho caso y he dejado el salón de mi casa para leer con vosotras. Estoy deseando saber si me a gustar Marlowe o no, vamos, sobre todo, si acertarás o no, jajajaja:-)
        De momento parece que el humor no es su fuerte, no¿?, bueno, al menos todos los que andan con él se quejan de eso. Ah, respecto a Salander, creo que gusta porque es una antiheroína, y además qué podía hacer con el abogado??. En este caso, las prisas, como dice Karmele, tuvieron su razón de ser sino no hubieramos tenido la trilogía, que en mi opinión, no pasará a ser un clásico de la literatura universal, pero entretiene…Esta tarde intentaré avanzar más con Chandler:-)

      • Vale, pero él no sabía que se iba a morir… sencillamente se aturulló 😉 Hoy he hablado de eso con un amigo, los autores no son suficientemente humildes como para dejar opinar a su editor y muchos editores no saben (o no cumplen) cual es su función real: obligar al escritor a mejorar el texto cuando piensa que no da más de sí. Otro día lo hablamos.
        Tú sigue con Chandler y verás como te gusta… Marlowe es un buen tipo…

  4. Karmele Aguayo

    Esta mañana he entrado en comunión cósmica con Marlowe… tras cuatro intensos días de Azkena Rock Festival, esta mañana leo: “me basta un trago para creer que digo genialidades”
    Esta será mi frase de este libro, sin duda.

    • Porrón de frases vas a encontrar, como busques eso, Karmele… otra cosa no, pero darle al frasco, tanto Marlowe como Chandler eran unos auténticos expertos 😉

      Anda, vente pal post vecino… que estamos acabando…

      • Francisca

        Francesca, ya te has puesto el look Marloweano:-), muy guapa.
        Es cierto, frases hay muchas por el libro, a mí me impactó una que dice:-sonrió sin gracia. Resultaba tan atractiva como una bañera” pág. 33)

      • Je, je… ¡qué poco me miráis, compañeras!… llevo vestida así desde el primer post… justo el 1 de julio me quitaré la gabardina, que da un calor…. 😉

        Frases buenas, las que quieras, yo tengo el libro tan subrayado que ya ni destacan ni nada…

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: