El consuelo del amor en un mundo (in)feliz en Nunca me abandones

Nos aproximamos al momento de las vacaciones, y la misma espera es ya una algarabía que nos redime de las rutinas. Por eso voy a fundir los post de dos semanas en este para finalizar nuestra entente con Ishiguro.

Tomás Moro, ese hombre para todas la estaciones 😉 ( Ver A man for all seasons) contribuyó a la divulgación del concepto de un lugar que o estaba en ninguna parte, la Utopía, o era un lugar plagado de perfecciones la “Eutopia”. No está claro con cuál de los dos se quedaba ni en qué diiferenciaba uno del otro.

Después, el adjetivo utópico termino siendo usado para todo aquello que significaba estado ideal, o idealización.

A veces incluso se ha entendido Utopía como sinónimo de profecía…y a veces las profecías pueden imaginar, aventurar desastres. A veces incluso encorsetarnos en un prototipo de ser o de sociedad.

Como siempre todo dependerá de quién imagine y para qué…..Ahí tenemos la obra de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, bien conocida por la película de Ridley Scott Blade Runner , que se considera una distopía por imaginar un futuro nada halagüeño en manos de un élite tecnócrata y manipuladora.

O también podemos referirnos a la obra que se considera el origen de las  las antiutopías:  Un mundo feliz de Aldous Huxley .

En cualquier caso,  Ishiguro sí que parece mostrarnos la confrontación entre dos mundos, el de los que saben que van a morir, y no  se cuestionan evitarlo si no aprovecharlo, y el de aquellos cuyo  objetivo les conduce al  “escándalo Mornigdale”, esto es, el de aquellos que buscan la excelencia de un tipo de vida. Estos últimos, los que llevan al límite su ansia de vida serán los que, me temo se reflejen en la frase de Woody Allen: Qué feliz sería si fuese feliz! . Son  los que usan a los donantes para completarse.


Y…¿ Qué es en efecto el amor? “Potencia de existir, potencia de actuar, potencia de gozar y alegrarse” ( Cita de Spinoza recogida en “ La Felicidad desesperadamente” André Comte-Sponville , lectura que me recomendó Francesca :-)) …Deseo, por tanto, de existir. Ishiguro nos cuenta que hasta que los tres amigos, Kathy, Tommy y Ruth no asumen su final, no viven, no existen.  Saber que habrá un fin seguro no es pues una condena de vida:-) , si no una liberación. En ese momento, se dan cuenta de que no se puede esperar más.

También en el relato de su historia hay dos tiempos, dos mundos contrapuestos, el presente y el ideal,el anterior al secreto revelado de su muerte segura, y aquel en el que asumen su final como parte de su historia. ¿ Cuál es el mejor para nuestros personajes?

Kathy durante su estancia en los cottages, está leyendo la obra  Daniel Deronda de George Eliot , la historia “idealizada”  de un triángulo amoroso, por lo visto, muy parecido al que podrían vivir los tres personajes de Nunca me abandones. Pero Kathy no se decide a vivir su historia. En el momento en el que cierra el libro porque el ideal de amor le resulta aburrido, es el momento en el que empezarán a precipitarse los acontecimientos.

Y os dejo con la canción de amor de la película:


 

26 comments

  1. Todo es vida, los niños viven, pero se considera que tienen “uso de razón” cuando entienden que la muerte forma parte de la vida. No creo que empiecen a vivir cuando saben que van a morir, sino cuando saben “para qué” han nacido.

    A mí el personaje que me sobrecoge más no es Kathy (a quien me cuesta comprender, la resignación no es una de mis virtudes y no me vanaglorio de ello, porque es más necesaria de lo que parece), sino Ruth. Ella es la más humana, la más real, la que se desespera, la que no se resigna… ¡se rinde! Eso fue lo peor de la película a mi entender, la actriz no daba la talla en absoluto, Ruth fue maltratada por el director (no por Ishiguro, que la comprendía mejor que a los demás), cuando en realidad la demostración de que son seres humanos, con alma, no se encuentra en su capacidad para pintar o para escribir poesía… sino en Ruth, ¡ella es una mujer real!
    La novela alcanza cotas de gran intensidad emocional y está narrada con frialdad por Kathy, que acaba destruida por dentro, muerta al morir un amor por el que no ha sido capaz de luchar… pero me gustan los tres, incluso él, un artista que no vive en el mundo, como tantos…
    Sorprendente al principio, Ishiguro acabó siendo él mismo… ahora ya puedo decirlo: me encantó esta novela porque me desconcertó, sorprendió y conmovió… pero también porque me hizo pensar en muchas cosas y que alguien te obligue acuestionarte lo incuestionable, siempre es de agradecer.

    • Karmele Aguayo

      Totalmente de acuerdo Francesca, en la película se nos presenta el proceder de Ruth como una traición fruto de la codicia, que una vez confesa, le deja morir en paz (lo típico!). En el libro la rivalidad está presente pero a mi me dió la impresión de que Ruth envidiaba la conexión que ella no lograba con Tommy, al que ella también quería. No vi en Ishiguro esa pauta de moralidad que imparte la película, ya sabeis, los buenos a la larga ganan (aunque en esta ocasión solo sea tiempo…)

      Y dejando a un lado la dichosa peli, creo que hay dos grandes lecciones en el libro. Por una parte lo referente a la ciencia, que hemos venido comentando.

      Y la otra podría ser que a los personajes no les de pavor la imposibilidad de la vida, es decir, la muerte, sino la imposibilidad del amor.

      Nuestra sociedad cultiva precisamente lo contrario, hay que poder vivir solo (single) y hay que cuidarse para vivir mucho, ¿por qué será? ¿así se produce más? ¿se piensa menos?…

      • Oye, Karmele, que me ha encantado esa reflexión final tuya ¡es verdad!, vivir solo y vivir mucho tiempo, frente a vivir con otro y vivir con mucha intensidad… yo siempre he preferido lo segundo, (con matices, como todo en esta vida), pero no había pensado en que la sociedad (es decir, nosotros como grupo) nos incita a lo primero… hmmm… ¡cuánto me queda por aprender!

      • Francisca

        Pues, hablando de la dichosa peli,-creo que he sido de las últimas en verla- pienso que es una peli para verla cuando has leído el libro. Lo peor de la plei es que quizá desvela demasiado pronto que son clones, por lo demás a mí en su conjunto sí me ha gustado.
        http://zinemakoistorioak.blogspot.com/2011/04/nunca-me-abandones-never-let-me-go.html

  2. Francisca

    Francesca, lo nuestro es inevitable, tendremos un nombre parecido, pero gustos y opiniones no tanto:-), jajajja. Yo, para variar, me identifico con Kathy, y no porque se resigne, sino porque la pobre qué va a hacer, si desde pequeña está coladita por Tommy pero él elige a Ruth!!.
    Y opino lo mismo que Karmele, que Ruth envidiaba la conexión que ella no lograba con Tommy, al que ella también quería, yo creo que es porque siempre es distinta la conexión entre el amor y la amistad. Ruth tiene el amor de Tommy pero no tiene esa complicidad que logra con Kathy.
    A mí la novela también me encantó, por la forma de escribir, de contar la historia, por el tema tan polémico y tan posible, porque siempre son los ricos los que se pueden permitir los lujos como transplantes que alarguen sus vidas…, y de cómo a veces las creaciones del hombre sobrepasan la ciencia, y te salen seres como Kathy, Ruth y Tommy, que aman, se odian o se enfrentan al dolor… como la Madamme o cualquiera de nosotros.

    • Ains… ¡lo que da de sí una letra! 😉
      A mí Kathy no me cae mal, no te vayas a creer, en realidad envidio esa capacidad de resignación suya (la que yo le atribuyo y tú no tanto), lo que pasa es que creo que lo que se ha hecho de Ruth en la película (y lo que se hace en la vida real con las Ruths que corren por el mundo), es injusto.
      Respecto a Tommy, ¿qué quieres qué te diga, Francisca? ¿desde cuándo eligen ellos?… 😉
      Sobre lo que dices del amor y la amistad, mira tú por dónde, estoy de acuerdo contigo… con matices también, claro. Yo creo que llegar al amor a través de la amistad es lo ideal, pero que aquí se trata de gente muy joven y en estas cosas, la naturaleza es impaciente, solo el amor adulto puede permitirse recorrer ese camino, más lento, pero que conduce sin duda a un lugar más feliz….
      También estoy de acuerdo contigo en que salió aquí el mejor Ishiguro y nos contó una historia muy difícil con un arte… en fin, eso es para mí comprometerse con los temas sociales, atreverse a tratar un tema polémico… tal vez por eso mismo, no leí demasiadas críticas de este libro, porque para criticar había que ahondar en él y por esos barrios de la ética, pocos se atreven a pasearse.
      ¿Lo ves, cómo al final no opinamos tan distinto, mujer? 🙂

  3. idoiallano

    Hola:-) Qué grato teneros aquí reunidas a las tres antes de despedirme! y de confesaros…que Ishiguro es creo, que el único escritor con el que lloro lagrimas de cocodrilo…no esas de congoja no y de pucheritos no…para nada…lloro de llorar! Qué cosas eh?

    En fin, creo que a veces me veo en Kathy y en su incapacidad para la acción, a veces en Ruth y su tremenda mundanidad, y a veces en Tommy y en su falta de control…Pero me temo que nos pasa a tod=s porque Ishiguro creo que reconforta y consuela de la culpabilidad que durante siglos una muy estrecha sarta de convenciones moralistoides nos han venido diciendo que anulemos…que anulemos lo que algunos consideran poco propio de personas con alma educada … y no… hete aquí que eso es lo que Ishiguro cree que es más propio de la vida que cualquier otra cosa y que no puede ser tratado como propio de seres menores..
    Pero siempre, siempre hay alguien empeñado en hacernos ver la luz :-XD…Siempre hay algún “alma” excelente y en busca de la excelencia que nos desprecia por nuestras ruindades tan humanas … qué cosa Eh!. Qué alivio este Ishiguro!

    • ¡¿Nos despedimos ya?!… ai, cómo se nota que tenéis vacaciones… bueno, pues nada, gracias por el libro… yo me voy pensando con Enrique la novela negra de junio, que el experimento puede funcionar… ¡cómo nos gusta el riesgo a los socios de la literaria, por favor!
      ¡Ah!… y amén a todo lo que dices 🙂

  4. Karmele Aguayo

    ¿Dónde vais? ¡No corrais! Yo pensaba aprovechar estos días para leer tranquilamente todos los posts y los comentarios y callada no creo que me pueda quedar…

    Por cierto, ¿habeis leido algo más de Ishiguro? yo tuve en las manos “Cuando fuimos huerfanos” y al final no lo leí. Cuando doy con un libro y un autor de los que dejan huella, me da miedo que otro venga a romper el hechizo.

    Francesca, ese experimento tiene muy buena pinta, pero pensaba que ya teníais elegida la novela, tengo ganas de que lo hagais, ya sabes que me encanta la novela negra. Para cuando toque otra de pensar, tengo una que últimamente no me quito de la cabeza, pero tendría que volver a leerla antes de adelantar nada…

    • El mejor de Ishiguro (en mi opinión, claro está) es “Los restos del día”, además si alguien quiere leerla en inglés, es más que fácil (es de las pocas que he leído en ese idioma sin acabar odiando el diccionario). Todo un clásico que me recomendaron en clase de literatura inglesa. Vale la pena. No por las cosas que pasan fuera, si no por las que suceden dentro de los protagonistas. También hay película, que además es genial, pero distinta a la novela, mucho más profunda, porque el lenguaje cinematográfico tiene más limitaciones que el literario…

      ¿De verdad crees que escogeremos la novela sin discutir primero ampliamente?… aunque una de las pocas cosas en las que estamos de acuerdo desde el primer momento es en autor… aunque hasta después de Semana Santa será nuestro secreto… de eso se trata ¿no?, de secretos, misterios, mentiras que se insinúan, verdades que se callan… 😉

      • Karmele Aguayo

        …hombre, si ya estais de acuerdo en el autor, poco más tendreis que discutir… conociéndoos un poco apuesto a que viajaremos a las americas. ¿Qué tal mis dotes deductivas?

      • Iremos a la California, concretamente, con un señor que se crió en Londres y amaba a los gatos… incluso yo diría (Enrique me va a matar) que su cara recuerda un poco a la de un gato persa (fumando en pipa, eso sí)… pero en sus novelas no salen pavisosas, sino barbiesdestellos a cascoporro… y son malas, remalas, todas… 😉

  5. Francesca, ¡a ti te haría pensar hasta mi gato!

    Lo bueno de este club es que uno puede llegar tarde y sin embargo no perderse nada del debate. Yo me despisté, pero hoy he leído la entrada de Idoia y me ha gustado muchísimo. Después he leído el debate y creo que habéis pasado por alto un pequeño detalle sin importancia: chicas, esos tres ¡no son humanos! A partir de ahí todo lo que decís sobre el amor, la amistad, la muerte, el arte, etc no tiene mucho sentido. Todo lo que hacen es como una imitación, son máscaras que juegan a ser hombres, como los niños. (Por lo que decís, parece que la película hizo lo que suelen hacer: simplificar el libro). Yo casi odié el libro, pero no porque sea malo, sino quizá por ser bueno: me producía repugnancia; como produciría repugnancia ver a un ser clonado. F ha dicho que se tiene uso de razón cuando uno sabe para qué ha nacido. No estoy de acuerdo: yo todavía no sé para qué he nacido, sin embargo esos clones ¡es lo único que saben! Están despojados de lo que nos hace humanos, de lo que da valor a la vida: nuestra ignorancia sobre su sentido y nuestra esperanza por encontrarlo. Nada de eso preocupa a esos seres sin alma.

    Finalmente, la pega que le pondría al libro es la siguiente: si el libro está escrito en primera persona, el narrador debería decir por qué lo escribe. Pero claro, ahí está la imposibilidad de este libro: un clon nunca escribiría una novela. Desde ese momento, todo se viene abajo.

    • Uix, qué has dicho… ¿cómo que no son humanos?… ¿de dónde sacas tú eso? ¿quién sabe si en el ADN reside el germen del alma humana? e incluso, desde el punto de vista religioso, si la dotación del alma fuese posterior ¿cómo sabes que a ellos les sería negada?… en todo caso y para ser justos, cabe dudar de la humanidad del clonador, no de la de ellos… ¡seres sin alma dice!… ¡eso es lo que quiere creer el resto, para sentirse libres de descuartizarlos a su antojo!…
      Y os recuerdo que me falta aquí el gran debate, que hemos esquivado sutilmente, porque a todos nos da miedo enfrentarnos a la realidad: se están seleccionando embriones para evitar enfermedades, y nacen hermanos que tal vez no estaban destinados a ello, mientras que se quedan por el camino algunos que habían de nacer… también se traen hijos al mundo para curar a otros hijos… no digo que sea ni bueno ni malo (en realidad, pienso que debemos encontrar la manera de hacerlo bien), digo que tal vez, como sociedad, deberíamos ser capaces de hablar de esas cosas con serenidad, escuchando a todos y sin enrocarnos en posturas preconcebidas…
      El camino está abierto… no sé cómo lo veis…
      ¡Que no son humanos dice!… ¿será posible?… si es que… ¡lo que hay que leer! 🙄

      • Karmele Aguayo

        Si la forma en que nacemos determina nuestra condición de humanos, qué hay de los “niños probeta”, no me digais que este artículo de ElPaís no parecía ciencia-ficción hace unos años: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/millones/ninos/probeta/anos/historia/elpepusoc/20081121elpepusoc_2/Tes

        Creo que la ignorancia de estos personajes sobre el sentido de la vida viene determinada por la educación recibida, y la esperanza por encontrarlo la demuestran el día que acuden a pedir una próloga alegando que pueden demostrar amarse de verdad. Yo personalmente cuestiono más la humanidad de quienes juegan en un laboratorio con las vidas humanas, solo por traspasar el límite de la ciencia…

      • No son humanos. Toda la novela es un informe implacable que lo demuestra. Una prueba detrás de otras de su imposibilidad de ser humanos. Y para que no queda duda, el informe lo redacta el mejor de esos seres.

        Nunca se rebelan contra su suerte, mueren sin esperanza y no se engañan a sí mismos, es decir, lo trágico de su condición es su incapacidad para escapar de la realidad. No son humanos.

        “Pensábamos que los trabajos nos permitirían ver su alma. O, para decirlo de un modo más sutil, demostrar que tenían alma…”. Les incitan a crear arte y lo único a lo que llegan, pobres, es a trabajos manuales.

        En cuanto al tema de fondo que plantea Francesca, el único argumento que se esgrime para defender esos experimentos es: ¿no harías tú lo mismo en su lugar? ¿No lo harías tú para salvar a tu hijo? Es decir, un argumento perverso. Yo estoy en contra de esos experimentos porque nadie tiene derecho a utilizar a un ser humano sin su consentimiento como un medio para un fin. Si yo estuviera en el lugar, lo haría.

      • Respuesta a la primera parte: ppppsssshhhh… no me ha convencido nada de nada de lo que dices… solo das crédito a los “cuidadores”… muy mal.

        Respuesta a la segunda parte: sin que sirva de precedente, totalmente de acuerdo con las dos cosas… y ¡sin matices! (¿a qué parece imposible?), pero es un tema en el que me gustaría escuchar las reflexiones justo de las personas que piensan distinto… para saber qué emoción o que razonamiento les mueve… no sé… no es que no me interese el calentamiento global, pero de estos temas también debería hablarse… ¿no?

      • Parece que esta vez el que está solo ante el peligro es usted, caballero… je, je… yo ya sufrí lo mío con la pavisosa de infausta memoria…

      • idoiallano

        Hola Enrique ( hago una pausa en mi descanso de tecla:-)para comentarte… ¿Tienes alguna duda de que los clones de los humanos son igual de humanos que los humanos? Me parece que Ishiguro no la tiene. Y creo que yo tampoco

  6. Francisca

    No comparto la opinión de Enrique, son clones, sí, pero también la oveja Dolly, y era una oveja. Yo creo que ahí reside gran parte del quid de la novela, tú clonas, y qué sale¿???. Concretamente Ruth, Tommy y Kathy, a diferencia del resto de clones que debían andar por granjas, son estudiados y observados para ver si tienen “alma”, para justificar el debate moral de una sociedad que cría clones para curar a sus enfermos. Estoy con Karmele, y si naces niño probeta, serás tan humano como el que sale de la tripa de su madre o no??.
    A mí la película al principio me decepcionó, pero con el tiempo pienso que acierta, que transmite bastante bien la idea de la novela, y el casting, los decorados, etc. son magníficos.

  7. Karmele Aguayo

    Como tenga que demostrar que tengo alma pintando un cuadro, la llevo más clara que Spiderman en un descampao….

    • Pues yo sí que tengo alma… un poco infantil… rollo P4… pero me saldría el test que sí que tengo… 🙂

    • Francisca

      toi contigo Karmele:-). Un día le dibujé un zapato para explicarle no sé qué a una amiga, y no te digo más que lo guardó porque no tenía desperdicio!!!!, nos reímos un montón, pero qué desastre de dibujo:-))

  8. ¿Cómo va a ser humano un ser que debe su existencia al sacrificio de la esencia de lo que es un ser (la persona) al que él aspira a equipararse?

    Lo que da lugar a un ser clonado exige una manipulación de lo más importante que consideramos como humano:

    Es creado por otros, que deciden cómo será genética y biológicamente. Es decir, un ser clonado convivirá con los seres que lo han programado. ¿Cómo podrían estar al mismo nivel?

    Es creado con un fin establecido: donar órganos. Las consecuencias psicológicas de esto convierten a los seres clonados en algo diferente a los humanos: si algo caracteriza a los humanos es la incertidumbre sobre nuestro sentido (de ahí nace la libertad, el miedo y el amor). Sin eso, no eres un ser humano.

    El ser clonado no tiene padre ni madre. Carece de otra de las situaciones que condicionan el ser de una persona, su forma de estar en el mundo.

    Finalmente, sería un ser sin los derechos más esenciales del ser humano (que no nos concede nadie, los tenemos porque somos creados iguales): únicos, imprevisibles, sujetos y no objetos, con padres que responden por nosotros.

    Eso es lo que quiero decir con que no son humanos. Y la grandeza de la novela de Ishiguro es demostrar la imposibilidad de que esos clonados lleguen a ser seres humanos (porque no lo son en su origen). Aparte del aburrimiento de la novela (como no podía ser de otra manera siendo escrita por un clonado).

    De esto que digo no se deduce que piense que puesto que no son seres humanos se pueda hacer con ellos lo que uno quiera. Ese es el desafío. La tragedia es que mientras que al ser humano es su origen lo que lo convierte en sagrado; en el clonado es su origen lo que lo expone a que se acepte su manipulación.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: