Una HISTORIA

Los persas siempre están esperando a alguien. En las canciones persas se alude a alguien que llegará. Alguien que los liberará. Esperan en su poesía. Esperan en sus historias.

Kader Abdolah (“El reflejo de las palabras”)

Pues ya está aquí, febrero, siete capas y un sombrero… y un viaje a Persia. Vamos a leer Una historia iraní de amor y censura de Shariah Mandanipour.

Me gusta la literatura persa contemporánea porque en ella podemos encontrar la crítica más feroz con las palabras más bellas, creo se encuentra en el punto exacto en el que la realidad se une al arte, y el objetivo que me he propuesto es que durante estos días llegue un momento en que penséis: “acabo de entender lo que querías decir”.

La idea para este mes es, aprovechando las cuatro semanas que tiene, distribuir el debate en torno a las cuatro ideas principales que el autor adelanta en el título: historia, iraní, amor y censura. Aunque, cualquier reflexión o aporte es bienvenido en cualquier momento porque, apuesto a que la primera en saltarse el plan de vuelo seré yo…

Pues una historia, o no, mejor dicho, varias historias…. bueno no, dos historias y un ensayo… me quedo con: un laberinto de historias que, a través de la tipografía Mandanipour despeja perfectamente. En esta ocasión creo que sí, que la tipografía así como la extensión de los capítulos, los índices lógicos, etc. facilitan al lector la comprensión. Pero es un medio que también se puede utilizar mal, que alguien me diga que no temió por sus dioptrías leyendo media Sombra del Viento en cursiva!  Desconozco totalmente hasta qué punto está en manos del escritor la edición final de la obra pero en este caso, ¿qué os parece? Yo creo que nuestro libro no podría contener tantos ingredientes sin este recurso,  la redacción sería demasiado tediosa. Y al mismo tiempo, es lo que me retiene en ocasiones ante recomendar este libro…

Mi historia tiene todos los huesos rotos

Está claro que esta historia quiso ser una historia, con sus personajes, sus ambientaciones, su argumento… y sus puntos suspensivos. Me encanta este pasaje en el que explica porque los autores iraníes recurren a este signo:

Cuando los lectores ven los puntos suspensivos, el control de su imaginación deja de estar en manos del escritor (…) De ese modo, los escritores iraníes se han convertido en los más respetuosos, más irrespetuosos, más románticos, más pornográficos, más políticos, más realista-socialistas y más posmodernos del mundo

Quiso ser ficción, pero la verdad lo impregna todo, y por sus líneas nos llegan tanto incómodas verdades, como grandes enseñanzas, la primera: el arte como arma.

Si eres iraní, tu arte debe ser un arma política

Shirin Neshat


El libro hace a menudo referencias a otras obras de la literatura y el cine, convirtiéndose en una puerta abierta a la luz, al menos a muchas otras historias. El primer libro que menciona Mandanipour Las mil y una noches, el último Anna Karenina. Y por el camino irán apareciendo El principito, Drácula, Cosroes y Shirin, La insoportable levedad del ser, Guerra y paz, y muchos más, destacando quizá La lechuza ciega de Sadeq Hedayat, que reproduce el universo alucinado de un fumador de opio y que es una de las obras maestras de la literatura iraní. Entre las películas, El muro, Drácula, Alejandro Magno, El proceso, Papillon, Cinema Paradiso, Vértigo, Bailando con lobos

Son obras acreditadas, popularmente conocidas, Mandanipour podía haber referenciado otras, quizá menos austeras o mejor dicho, más rebuscadas. Me preguntó cual era la intención del autor, acaso analizarlas desde otro punto de vista, o tal vez haya buscado obras al alcance de los iraníes, realmente no lo sé.

Yo lo único que sé es que antes de que sea demasiado tarde debo dejarle a usted y regresar a casa lo más rápido posible, en una alfombra voladora si es necesario, y cerrar la puerta por dentro…


¿Habeis empezado a leer? ¿Primera impresión?

20 comments

  1. Tengo ya un te listo para tomar sobre la mesilla junto a la butaca de lectura que hay en el despacho de trabajo (la otra está en el tapicero que la envolverá en flores de colores) y antes de empezar con la novela no he podido evitar mirar de refilón la cita con la que el autor inicia el texto: “Esta es la historia de un hombre que encontró un mapa del tesoro”… pinta bien… pinta muy bien… voy para allá… aquí os quedáis 😉

  2. Cuando vi ‘literatura persa’ pensé: bueno, pasemos a marzo. Pero los cuatro títulos que propones ya me dan envidia. Y además me encantan las cursivas. Mañana voy a la biblioteca.

  3. Después de leer la reseña, pensándolo bien, iré a la librería, quiero ese libro para mí y para prestarlo. Cómo no leer un libro de alguien que dice esto: “Soy un escritor iraní cansado de escribir historias sombrías y amargas […] Soy un escritor que en el umbral de los cincuenta ha comprendido que en el mundo supuestamente real que nos rodea ya hay suficiente muerte, destrucción y pena […] Por esos motivos […] deseo con todo mi ser escribir una historia de amor, una historia con un final que sea una puerta a la luz”.

  4. Karmele Aguayo

    Pues has de saber, Enrique (me encanta “has de saber”, mi madre me lo decía taaaantas veces), que yo, que ni por un momento dudé que fueras a leerlo, tenía en la recamara una recomendación especialmente para/por ti, por supuesto de una obra iraní.

    Iba a esperar al final para enlazar con tu libro, pero podeis tomaroslo como una adivinanza, y si os portais bien y me dais la razón en todo, igual incluso se me cae alguna pista…

    Odio las cursivas!!!

  5. Hola! 🙂 Pues yo empecé con reticencias previas como sabéis y a ratos las mantengo aunque ya no porque piense que está dirigido a eruditos/as.

    Lo leo a gusto y, creo que subyace la disyuntiva entre el arte, libre por definición (bueno esto tendría mucha tela que cortar) y moral dominante o hegemónica. En el caso de Irán moral religiosa que además sale del ámbito privado para controlar la vida pública y a través de ella la privada ( Crimen y castigo)

    Pero…las palabras bellas no son, para mí, las del autor si no la de la literatura persa que recoge a trozos. Y me interesa más la historia de la literatura que nos enseña que la historia que él mismo crea para dar cobijo a su documentación.

    Por esta sola cuestión ya merece la pena leer el libro. Gracias Karmele!

    Los hitos de literatura “occidental”, si se puede llamar así, que jalonan el inicio de la narración los entiendo como el contrapunto moral a esa frescas y livianas, pero liberadoras, poesía y narración persas. No en vano son obras donde los personajes son víctimas de debates éticos que atenazan su disfrute y pasión por la vida no? Y en muchos casos no pueden disfrutar simplemente del amor(Drácula) como lo hacen jugando Cosroes y Shirin. Y estos lo hacen porque es la mujer la que controla el juego que si no…

    Me gusta mucho el sentido del humor simple que tiene, jajaja, a quién se le ocurre esconder 59 míseras letras en toda una “Guerra y paz” !!!

    • Karmele Aguayo

      De alguna extraña forma creo que los persas están mucho más cerca de nuestra cultura que los países árabes que hay de por medio. Y creo que para hacerles justicia, hay que decir que hay un abismo entre lo que los iraníes son en realidad, y lo que están obligados a ser desde la instauración de la república teocrática. De ahí nace la disyuntiva, y los autores persas la reflejan continuamente, ya sea por reivindicación, ya sea porque condiciona su vida y sus sentimientos de tal manera, que se ha convertido en indisoluble del arte y la literatura.

      Para leer literatura persa sin esa pesadilla de condicionante, recomiendo por ejemplo y ya que está nombrada, La lechuza ciega, aquí es fácil de conseguir, y tiene poco más de cien páginas.

      Por cierto, leer Guerra y paz por amor, es mucho querer!!

  6. ¿Pero a qué ninguno de vosotr@s ha hecho un curso de persa con un persa de Persia?… ¡pues servidora sí!… los sábados me tiraba toda la mañana metida en una clase de la Universidad de Barcelona, con tres mataos más que querían aprender aquella cosa que no servía para nada porque hablan 300.000 dialectos (o más 😀 ) y con el idioma oficial podías hablar con los universitarios… y poco, porque de lo primero que te avisaban es de que si eras una mujer nunca, nunca, mirases a los ojos a un persa de Persia… que ahí fue cuando vi que aquel país no era para mí… Claro que os estoy hablando de hace mucho tiempo… ¡del siglo pasado nada menos! 😉

    • Karmele Aguayo

      Impresionada me hallo!! si lo que buscabas era aprender otro idioma para relacionarte, no elegiste bien, no no. Y si pretendías acercarte a la cultura, aprender a hacer alfombras habría sido muchísimo más útil, jeje… De lo de mirar a los ojos, creo que querían meterte miedo. Espero ansiosa tu opinión del libro, you know?

      • fvernalte

        Karmele, hay que ver el juego que te está dando el libro de Kader Abdolah (“El reflejo de las palabras”, jajajaa. Bueno, si es de la biblio, y sigues dejándolo intacto algún día lo cojo en préstamo.
        A lo mejor, luego como las mujeres del “club de los viernes” en vez de punto podemos acabar todas tejiendo alfombras:-)

      • Karmele Aguayo

        Kader Abdolah me tiene maravillada, es cierto! en mi biblio no hay ningún libro suyo, y en la red pocos, hoy mismo lo arreglo!!

        Una bonita alfombra para salir volando de vez en cuando, me vendría de maravilla… Sociedad Literaria y Cooperativa de Alfombras Persas, suena bien!

  7. idoiallano

    Y ahora estoy pensando en la de vueltas que da el hombre para la simple inscripción de su prole con el nombre elegido en el registro civil, que en realidad viene a ser como el registro de muerte civil porque no le dejan libertad ninguna de elección 🙂

    • Karmele Aguayo

      ya, yo también lo pensé. Es excesivamente largo ese pasaje, creo que no lo ha superado…

      • fvernalte

        bueno, eso también pasaba aquí. No se podían poner una serie de nombres, o incluso nombres extranjeros. A mí todo ese capítulo se me ha hecho muy familiar… De todas formas, se supone que este capítulo lo incluye para justificar el nombre de Dara, y en esa línea, he escuchado a varios escritores hablando de la importancia del nombre de sus personajes. Cómo primero buscan el nombre y luego les van dando los rasgos, el caracter, el tipo de historia que deben desarrollar, etc.

  8. Naiara

    La primera vez que leí estos versos de Cosroes y Shirin:
    “Primero él comenzó a recoger flores.
    Cual capullos en aquella cara la risa brotaba
    De manzana y jazmín golosinas preparaba,
    en ocasiones con granadas y narcisos jugaba…”
    Los copié y los llevaba en la cartera (cosas raras que hace una,oye!!), los leía en el tranvía aburrida, esperando a alguien… y cada vez veía más claro lo que Mandanipour nos dice que Nizami quería representar!
    Ese papelito lo perdí, no lo he vuelto a ver!!Jur… Pero seguro aparecerá como un pequeño tesoro al igual que las sorpresas que nos dan las prendas al cambiar de estación.

    • Karmele Aguayo

      N o habí A reparado en esos versos, la verdad, pero sí son bon I tos sí. Y esto viene A demostrar que la simbología de la cultu R a persa fué antes que la censur A, es decir, que el H uevo fue antes que la gallina.

      Apuest O a que pegaste e L papel en el ordenador y no te acuerd A s…

      • fvernalte

        Karmele, estoy segura de que ya eres capaz de escribir una carta secreta en cualquier libro:-))pero ojo, que estamos aprendiendo a descifrarlas, jajaja

  9. Karmele Aguayo

    Bueno, pues para hilar y que Francesca no se nos despiste:
    Estos dos libros comparten cosas, sí, pero el enfoque es sustancialmente diferente. “El reflejo de las palabras” aparece la represión a la población implicada activamente contra el régimen. Sin embargo en el nuestro, aparece una forma de represión quizá más dolorosa, contra las expresiones de la cultura, ya sean del exterior o del propio Irán.
    Por sus inquietudes intelectuales estos jovenes corren grandes riesgos, el poder no quiere injerencias externas y no quiere que el pueblo sepa. Pero con ello plantan la semilla de la rebeldía, son esas inquietudes insatisfechas las que les llevan a cuestionar el sistema, y el arte se convierte en un arma…

    • Gracias por cuidar de mí, que es cierto, voy un poco despistadilla con esta lectura 🙄 … esta tarde me pienso dar un atracón de Mandanipour (si puedo y el trabajo me deja, que me va a dejar, porque de vez en cuando hasta yo necesito un respiro… ufff). Os cuento luego…

  10. You must be a part of a contest 1st of the most effective blogs online. Let me suggest this weblog!

  11. Lorenzo Bignall

    An fascinating discussion is worth comment. I think which you should write more on this subject, it may well not be a taboo subject but normally people are not enough to speak on such topics. To the next. Cheers

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: