La vida se impacienta

Este mes creo que es mejor que dejemos el debate aquí. El árbol lleno de espumillón nos espera, también los turrones y los sonidos de los niños, propios o ajenos, que estos días resuenan mucho más que cualquier otro, porque estos días son de ellos, nosotros solo les tomamos prestada un poquito de ilusión para alimentar a aquel otro niño que un día fuimos y que, afortunadamente, se resiste a abandonarnos del todo.

La vida nos envuelve, impaciente, y no es cuestión de hacerla esperar leyendo libros. En enero volveremos con Osvaldo Soriano.

Felices fiestas a todos y acordaos de recibir el nuevo año con una enorme sonrisa… una de esas a las que no pueda resistirse y le obliguen a sonreír a él también, para que así, todos y cada uno de los 365 nuevos días que nos esperan, nos colmen de felicidad y nos ayuden a ser un poquito mejores.

Un abrazo fuerte, socios.

One comment

  1. fvernalte

    Gracias, Francesca. Nos veremos estos días por twitter o facebook, y seguro que podremos brindar junt*s por esos nuevos 365 días que nos esperan:-)

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: